Cuándo, cómo y por qué incorporar Inteligencia Artificial a tu empresa

By Viviana Jana In Comunicación Digital, Estrategia Digital, Tecnología No comments

La Inteligencia Artificial, a corto plazo, será una de las tecnologías que contribuyan al éxito de las empresas. Te explicamos cómo y por qué.

La Inteligencia Artificial (IA) lleva tiempo formando parte de nuestras conversaciones, sobre todo aquellas que tienen que ver con la innovación dentro de las empresas. En este ámbito, parece que cada vez más profesionales coinciden en que la IA será una de las principales tecnologías que ayuden a las organizaciones en su camino hacia el éxito.

Pero, ¿qué es la Inteligencia Artificial?

Se trata de una tecnología desarrollada con la capacidad de replicar el procesamiento del cerebro humano, aunque con las posibilidades y mejoras que la tecnología ofrece. La combinación de procesos científicos y lógicos permiten a la Inteligencia Artificial analizar y resolver problemas de manera autónoma, incorporando aprendizaje progresivo en el proceso. Partiendo, siempre, de algoritmos y paradigmas de naturaleza humana.

Su objetivo por lo tanto, al menos desde un punto de vista teórico, es facilitar procesos y análisis de modo que la vida humana sea más fácil y que las tareas mucho más sencillas de realizar.

La IA en el mundo de la empresa

Las potenciales aplicaciones empresariales de la IA, pese al camino que aún queda por recorrer desde un punto de vista formativo, son asombrosas. Sin ir más lejos, un estudio de la consultora Accenture de enero de 2018 concluye que, si las empresas decidieran invertir en Inteligencia Artificial al mismo ritmo que las compañías más punteras, podrían aumentar los ingresos un 38% y los puestos de empleo un 10% para 2022.

Y es que la IA puede convertirse en un aliado perfecto de las empresas. Además de optimizar procesos y potenciar el crecimiento puede, por ejemplo, predecir en base a un análisis de datos fugaz cuál es la mejor acción de marketing para una compañía, quiénes son los clientes más descontentos o los que están más dispuestos a contratar determinado producto. Es una herramienta muy poderosa.

Como comenta Fabio Arena, Product Marketing Manager de Huawei, en una interesante entrevista en ItUser, aunque su implantación no es nada sencilla (requiere muchos recursos tanto técnicos como humanos), “la IA se puede utilizar en prácticamente todas las áreas de la empresa” con los esfuerzos necesarios y las decisiones adecuadas.

Sus ventajas y oportunidades se pueden reflejar en tres ejemplos:

  • En atención al cliente: los chatbots están cambiando la manera de gestionar las consultas y reclamaciones ahorrando miles de horas de tiempo
  • Detectando y alertando sobre potenciales impagos.
  • En el marketing: el uso de algoritmos predictivos tiene la capacidad de aprender de los errores e identificar y predecir tendencias de consumo. Además, la capacidad de análisis de las herramientas de recogida de datos digitales entra en una nueva fase, y un ejemplo perfecto de esto es el nacimiento de Salesforce Einstein Analytics. La rapidez es el nuevo concepto clave.

Consejos para comenzar a integrar la IA en una empresa

Como decíamos, la integración de la Inteligencia Artificial en los procesos de una empresa no es tan sencilla: hace falta tecnología, recursos humanos y mucho conocimiento. Sin embargo, poco a poco se puede conseguir. Aquí van algunos consejos:

Aprender acerca de la IA y aceptarla como un avance

Una de las primeras cuestiones que debe asumirse es que la Inteligencia Artificial,  al igual que otras innovaciones, no ofrecen un retorno inmediato. Requiere tiempo y desarrollo, así como aprendizaje del propio personal de la empresa para sacarle el mayor partido. La mentalización en las cúpulas de las organizaciones en este respecto es clave en cuanto a la aplicación de la IA.

La IA es una herramienta, no un empleado

Para que ésta crezca y ofrezca mejores prestaciones, es clave que se la alimente de datos e información. Cuanta más, mejor. La coordinación de la estrategia de implementación de la IA es fundamental, y son los propios recursos humanos los que deben encargarse de  hacer ver la tecnología la dirección que debe seguir y nutrirle de las herramientas necesarias para ello. Imprescindible, asimismo, es que esté alineada con los KPI de la compañía para buscar la consecución de unos objetivos bien definidos.

La Inteligencia Artificial no acabará con la mano de obra

Si bien es innegable que esta tecnología sustituirá algunos puestos de trabajo, es igual de cierto que nuevos empleos surgirán derivados de su existencia. Se trata de una herramienta nueva como cualquier otra y su ejecución y aplicación genera nuevas oportunidades para aquellos que se formen adecuadamente para ser los líderes en su coordinación y desarrollo.

Aprender de otros casos de éxito

No son pocas las empresas que sienten vértigo a mirar lo que hacen otras. No hay que tener miedo al éxito de otros, si no verlo como una piedra sólida en la que apoyar nuestro aprendizaje y crecimiento. Si otras empresas, aunque sean de la competencia, han implantado la IA, no se deben tener complejos en observar cómo lo han hecho y replicar sus aciertos mientras evitamos sus errores.

Queda claro por lo tanto que el siguiente paso en el análisis y entendimiento de nuestro entorno –y nuestra realidad- lo ejecutan ordenadores y máquinas y esto plantea un nuevo paradigma también para las empresas. La Inteligencia Artificial, como se puede apreciar, genera innumerables cuestiones. Sin embargo, una sobresale por encima de las demás: oportunidades. Solo queda saber si la llegada de la IA supone el principio de una nueva época o, de manera sutilmente diferente, el fin de otra.

 

FUENTE: https://www.wearemarketing.com/es/blog/cuando-como-y-por-que-incorporar-inteligencia-artificial-a-tu-empresa.html